Un problema que tiene el Madrid

Que el Real Madrid está arrastrando un problema de pegada es evidente, pero creo que sacar la conclusión que es el principal factor no lo tengo tan claro. Sí ha habido partidos donde ha sido un problema evidente, en los que el equipo ha jugado bien pero no ha conseguido transformar el caudal de juego en ocasiones. En este sentido, pienso en la 2ªparte vs Valencia, los primeros 70 minutos contra el Betis o la 1ª parte contra el Espanyol (partido que se ganó); tramos de un juego riquísimo en los que el equipo en los que se marraron ocasiones. Y es evidente que este tipo de situaciones terminan por afectar la confianza del equipo, y por ende el juego. En definitiva, cuando en la jornada 5 pierdes en casa contra el Betis, el nivel de juego en ese tramo ha sido bueno y te sitúas a 7 puntos del líder, la situación se convierte en compleja. 
Encontrarás las novedades sobre camisetas de futbol de clubes y selecciones.
Creo que ha habido cierto consenso en que la confección de la plantilla del Real Madrid le ha restado mucho potencial de cara a puerta y que eso debía notarse. No tanto por la pérdida de futbolistas de calidad y con capacidad de producción, sino porque en definitiva se han perdido diferentes vías hacia el gol. 

Creo que el nivel de juego general del equipo ha sido muy irregular, en el que el número de partidos buenos y malos anda bastante a la par. En un escenario así, el hecho de que el equipo no tenga atajos hacia el gol termina por pagarse. Pero creo que hubo una crisis de resultados que seguramente terminó por producir una crisis de juego. 
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
Si pienso en el Real Madrid de Zidane, entre marzo de 2016 y marzo de 2017 recuerdo un equipo muy sólido,con mucha capacidad de sufrimiento al que era muy muy difícil ganarle. No era un equipo especialmente “vistoso” pero era un auténtico marrón para cualquiera porque además de esa combinación de calidad y sacrificio, disponía de un banquillo larguísimo, rico en variedad y de un nivel altísima. Con la lesión de Bale y el desencadenamiento de Isco, llegó un equipo que se desato y encadenó niveles de juego muy alto basados en la superioridad individual de sus futbolistas. Pero lo cierto es que ese 1er Madrid de Zidane -el de la Champions League de 2016- no se ha vuelto a ver, como tampoco la versión primavera 2017 en tanto en cuanto determinados niveles de forma han mermado sus posibilidades. Lo lógico era pensar que el escenario ideal del Real Madrid 2018/futuro, era aunar los dos modelos, pero de momento no está claro el rumbo. 

A partir de aquí toca mirar a Zidane. No tratándose de ningún genio técnico-táctico sí es un entrenador que ha sido capaz de dotar a su equipo de mútiples identidades a lo largo del tiempo. Seguramente relacionadas con aportar tranqulidad y una dosis de confianza y seguridad en sí mismos. Pero el fútbol es caprichoso, y en cuanto los malos resultados se han dado, se ha visto mermados esos niveles de confianza. A partir de ahí, además de la gestión emocional, el técncio galo deberá descubrir a través de la pizarra formas de ayudar a un equipo en problemas.