Mbappe & Neymar

Distinguidos expertos en economía deportiva señalaron recientemente que el mapa del fútbol europeo iba a sufrir, a no mucho tardar, una gran reformulación. La razón, que el equilibrio fáctico entre ciudades dictaría una nueva hegemonía según la cual sólo tres aspirarían al primer lugar del escalafón: Moscú, Londres y París. Y como suele suceder, el futuro se ha comido al presente sin que apenas nos demos cuenta. Tras casi una década en la que Real Madrid y FC Barcelona se han repartido a los mejores del mundo y en la que para que cualquier otro pudiera acceder a uno de esa estirpe precisaba que tanto en el Bernabéu como en el Camp Nou lo rechazasen de manera previa y tácita, el mercado veraniego de 2017 se ha saldado con el doble fichaje por parte del Paris Saint-Germain de los dos mejores futbolistas jóvenes del planeta, de los dos a los que, considerando las edades de Messi y Cristiano, cualquier club escogería en los primeros picks de un hipotético Draft Fantasía. La gestación de la pareja formada por Neymar JR y Kylian Mbappé representa el saludo a un nuevo orden. El viejo mundo ha sido amenazado.
Camisetas de Fútbol de las Selecciones del Mundial 2018.
A nivel balompédico, la oportunidad es única. Tanto, que el fútbol está obligado a disfrutar de lo que va a ocurrir en el Parque de los Príncipes a partir de ahora. Hay que retrotraerse muchísimo en la historia para encontrar un precedente de dos jóvenes tan talentosos compartiendo ataque en un equipo prometedor; esto casi equivale a que en el verano del año 2000, un cuarto-finalista de la Champions -léase, por ejemplo, el Arsenal FC- hubiese cerrado las contrataciones de Ronaldo y Ronaldinho con 24 y 20 primaveras respectivamente. Sin alcanzar ese exagerado grado de calidad, la dupla del Paris Saint-Germain simboliza eso mismo. Y ya no sólo por una cuestión de potencial latente; lo intimidatorio de la ecuación radica en que el éxito está garantizado. Quizá no en lo colectivo, pero desde luego sí en lo que a ellos dos respecta. Kylian Mbappé y Neymar JR no van a fallar, lo tienen todo: les sobran condiciones, atesoran una sensibilidad especial para moverse y decidir sobre el campo, son auténticos depredadores competitivos, brillan por su facilidad para liderar dinámicas anímicas ganadoras, están preparados -aún mejor, especializadísimos- para el reto táctico del fútbol moderno y… parecen brutalmente compatibles.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
Lo primero que llama la atención de Kylian Mbappé es su extrema velocidad. Es muy, muy, muy rápido. Pero no rápido en plan el primer Pepe, que era sin duda el más rápido de los centrales, sino rápido en plan el primer Varane, cuya velocidad convencía a los escépticos de que existía vida extraterreste. No obstante, lo mismo se podría decir, por ejemplo, del gabonés Pierre Emerick Aubameyang. La diferencia reside en la interiorización -y el versátil empleo- que Mbappé exhibe de ese don extraordinario. Porque una cosa es lo primero que se ve, y otra, lo primero que le define. A este chico no le marcó el rayo como a Flash; a él, le marcó el balón, como a cada crack que dejó huella. Kylian es, en esencia, un talento excitante que se funde con el propio juego como si pudiese oír su voz, como si le pudiese leer la mente.

El destino de Lucas Perez

No hacía falta que Lucas Pérez abandonase Coruña. Todos éramos perfectamente conscientes de la importancia que tenía dentro de un equipo, un club y una ciudad que, directamente, eran suyos. Pero la abandonó. Y durante estos doce meses se ha confirmado el peor de los diagnósticos: sin Lucas, el Deportivo necesita que le pasen demasiadas cosas buenas para que el equipo consiga progresar y, sin embargo, apenas necesita sufrir un suceso adverso para verse obligado a volver a la casilla de salida.
Tienda de camisetas baratas de futbol, nuevas camisetas del mundial 2018.
La etapa de Gaizka Garitano resultó tremendamente esclarecedora. Su Deportivo de la Coruña estaba bien construido, afrontaba bien los partidos y se vislumbraba un margen de mejora grande a poco que el equipo lograse continuidad, pero ésta jamás fue posible. El Dépor parecía condenado a un frustrante día de la marmota en el que el gol del rival, que llegaba siempre antes que el propio, acababa con las buenas sensaciones que estaban dejando sobre el césped. Incapaz de solucionar este problema, que no era estrictamente táctico, a Garitano se le vino a dar la excusa más empleada en la historia de la humanidad: no eres tú, soy yo. Solo que esta vez era cierto. Con Pepe Mel, de hecho, así se demostró. Ni los buenos resultados iniciales que cosechó su Dépor -sin mejorar- sirvieron para que el equipo lograra cambiar ni un mísero ápice la inercia negativa. Resultaba sorprendente: se habían alejado del descenso, pero los jugadores seguían sufriendo. Y, claro, al final tuvieron muchos motivos para hacerlo.

El partido de hace unos días en el Ciutat de Valencia no ha sido más que la continuación de todo esto. Un equipo desangelado, sin convicción ni fundamento, que logró situarse dos goles por encima en el marcador y que al final pareció celebrar como un éxito el punto que se llevó de vuelta para casa. A esto parecía estar condenado el Deportivo; a no ser dueño de su destino. Pero Lucas ha vuelto a casa.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Las condiciones contractuales de una operación no deben servir nunca como factor de análisis. Un futbolista no es mejor ni peor por lo que se pague por él. Jamás. Pero dichas condiciones sí pueden ser útiles para describir el contexto al que se va a enfrentar. Y en este caso… No hay lugar para el engaño. Mientras Lucas Pérez ha rechazado más de veinte ofertas de equipos de diversas ligas, muchos de ellos con más posibilidades económicas o deportivas que al club al que ha regresado, el Deportivo de la Coruña ha pagado cuatro millones (más ficha) por una cesión que ni siquiera le concede una opción de compra. “Era Lucas o la nada”, repetían sus aficionados. Ni siquiera era lo desconocido, porque esta historia ya la han vivido un par de veces en los últimos años. Para toda Coruña era eso: la nada.
Una vez apuntado esto, se puede entender mejor que el Deportivo haya hecho tal esfuerzo por reforzar la demarcación que, seguramente, mejor tenía cubierta. Florin Andone, aun dando la sensación de que todavía puede dar más, es una de las pocas certezas a las que el Dépor se ha podido ir agarrando con cierta frecuencia. Y Adrián López, recién llegado este verano, parecía además perfecto para compensar y potenciar con finura lo que el rumano consigue con potencia. Sea como fuere, Lucas Pérez come aparte. Lucas lo cambia todo.

El Leganes

En lo que no deja de ser una continuación de ya lo exhibido el curso pasado, el Club Deportivo Leganés de Asier Garitano ha arrancado la temporada de una forma inmejorable. La presión sigue surtiendo efecto ante sus máximos rivales, el centro del campo a partir de la figura de Rubén Pérez sigue tomando buenas decisiones en cada jugada y la banda izquierda, el costado de Rico y Szymanowski, sigue siendo el arma ofensiva que acerca al equipo pepinero al gol.

La línea es tremendamente continuista, cuestión que ya se podía entrever a partir de los refuerzos llegados en el mercado estival. La confirmación de Dimitrios Siovas, la apuesta por otro central como Ezequiel Muñoz, las incorporaciones de Tito, Raúl García o Zaldúa para los laterales, la vuelta de Eraso para la medular… Todos los jugadores parecen cortados por un mismo patrón de cara a reforzar una apuesta colectiva que incluso los más talentosos, con la única excepción de Omar Ramos, encuentra un evidente nexo de unión.
Tienda de camisetas de las Selecciones para el Mundial 2018, de alta calidad y al mejor precio.
Claudio Beauvue no llega para alterar este ecosistema, sino para reforzarlo todavía más. La temporada pasada, como ya comentarios en un par de ocasiones, el Leganés fue el equipo de Primera con menos gol de la categoría. Apenas 36 tantos, menos de uno por partido, marcó el conjunto de Garitano. Pero el dato impactante no es ese, sino que los dos delanteros centro del equipo, Guerrero y Luciano, ni siquiera llegaran a la decena de tantos entre los dos.
Algo que, por otra parte, entraba dentro del plan. El Leganés le pide a sus 9s otras cuestiones tan relevantes a nivel colectivo como el remate final: la presión en primera línea, el juego de espaldas, fijar a los centrales, pelear el juego directo.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
No es que la falta de gol de sus puntas les venga bien de ninguna manera, obviamente, pero el Leganés lo tiene asimilado y por eso potencia otros caminos, como el de la banda izquierda o el balón parado. Es decir, que a cambio de debilitar una parte, Asier al menos refuerza así el todo. Pero, ¿y si pudiese hacer las dos cosas a la vez? Esa es la posibilidad que ofrece la llegada de Beauvue. El futbolista francés, que hizo carrera como extremo hasta que explotó como punta, encaja muy bien en la idiosincrasia pepinera como nueve. Es un jugador intenso, rápido, muy constante, que cae bien a los costados y que domina el juego aéreo como muy pocos a pesar su escaso 1,74cm de altura.

Con Beauvue arriba, Asier Garitano se garantizaría el cumplimiento de una serie de tareas de las que luego Rubén Pérez, Gabriel Pires, Javier Eraso o Alexander Szymanowski irían dando cuenta tanto a nivel defensivo como a nivel creativo o incluso rematador. Pero es que, además, Beauvue tiene más olfato goleador que Guerrero. No es que sus cifras sean nada del otro mundo, como no lo han sido en el Celta por jugar casi siempre en banda, pero en el EA Guingamp, jugando en punta, demostró cómo a partir de su ruptura, su remate y su gran salto puede representar una amenaza lo suficientemente efectiva como para que un equipo como el Leganés, que necesita muy pocos goles para sumar puntos, se acerque a la permanencia.

La copa que todos pudimos ganar

No eres un socio más, no eres un simple número… En realidad, eres el jefe. Están obligados a escucharte‘.
¿Qué aficionado al fútbol no ha fantaseado alguna vez en su vida con poder ser parte activa del día a día de su equipo, con poder participar en la toma de decisiones o con arrimarse al campo de entrenamiento para dar un par de consejos al míster acerca de la alineación del próximo partido? Naturalmente, o uno es el hijo de un potentado magnate del petróleo y tiene que acabar haciéndose cargo del enésimo caprichito de su progenitor, o la idea es complicado que pase mucho más allá de una frustrante partidita al Football Manager o similares.
Pero no está todo perdido… ¿tienes cuarenta euros a mano?
MyFootballClub es una sociedad de gestión online de clubes de fútbol, basada en los principios de la participación de todos sus miembros en la toma de decisiones y en la financiación conjunta por parte de sus asociados. MyFootballClub nació a principios del año 2007 con la idea de servir de soporte a la idea que muchos aficionados de cualquier rincón del mundo compartían sobre la gestión, tanto deportiva como financiera o institucional, de un equipo de fútbol profesional. El funcionamiento, en principio, era cosa sencilla. Con una pequeña aportación económica anual podías cualquier persona mayor de 16 años podía convertirse en copropietario del club. Dicha condición facultaba al titular para participar, vía online, en la toma de decisiones que resolverían el día a día del club. Desde el precio de las entradas del estadio hasta el equipo titular que el entrenador debía de poner sobre el césped. Al más puro estilo PC Fútbol. Tras su nacimiento, en apenas seis meses MyFootballClub consiguió sumar más de veinte mil miembros. La idea tenía futuro.
Con el firme objetivo de hacerse con el control de un club de fútbol, los responsables de MyFootballClub se lanzaron a la caza y captura de un candidato. Fue entonces cuando apareció la oportunidad del Ebbsfleet United.
Encontrarás las novedades sobre camisetas de futbol de clubes y selecciones.
Los cerca de treinta mil miembros que por entonces formaban ya parte de MyFootballClub hicieron una aportación de 35 libras por cabeza para conseguir reunir la cantidad necesaria para acometer la adquisición del modesto club de la pequeña localidad de Northfleet, que por aquel entonces disputaba sus partidos en la Conference National (actual Conference Premier), el quinto escalafón en la pirámide del fútbol inglés. Más de un 95% de los ‘participantes’ de MyFC votaron a favor de la adquisición del 75% del Ebbsfleet, un porcentaje muy similar al que dio por buena la gestión llevada hasta ese momento, cuando ya se habían disputado más de tres meses de la temporada 2007/08, por el técnico Liam Daish, que recibió de entrada la confianza de sus nuevos ‘dirigentes’. Todo parecía funcionar como la seda. Por temas de practicidad, se accedió (por supuesto, con una votación online entre todos los miembros) a que las alineaciones fueran decididas por el técnico, pero que éste mantendría un diálogo fluido con los representantes de MyFC a la hora de tomar sus decisiones.
Los éxitos no tardaron en llegar. En esa misma temporada 2007/08, apenas unos meses después de que MyFC comenzase a gestionar el club, el Ebbsfleet United conseguía alzarse con el título de la FA Trophy, una suerte de torneo copero para los clubes non-league (es decir, desde Conference hacia abajo), al derrotar al Torquay por un gol a cero. El diez de mayo de 2008. En Wembley y ante más de veinte mil seguidores, y muchos de ellos propietarios, del club. Nunca el fútbol había estado tan cerca de la gente. Nunca los seguidores se habían sentido tan responsables y partícipes de un éxito de su equipo.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
Sin embargo, y pese a las buenas perspectivas, la aventura de MyFC en el Ebbsfleet terminó torciéndose de manera inesperada. En su segunda temporada al frente del club, más de dos terceras partes de los miembros de la sociedad no renovaron sus suscripciones. De contar con unos fondos para su primer año de cerca de un millón de libras se pasó a no reunir ni siquiera la cantidad mínima para poder salir a competir con ciertas garantías en la Conference National. Ante tal situación, los socios que aún permanecían en MyFC se vieron obligados a realizar una nueva y más cuantiosa aportación económica. Dos años más tarde, a comienzos de la temporada 2010/11 y con el club recién descendido a Conference South, sólo poco más de tres mil miembros de los treinta mil iniciales seguían formando parte de MyFC.
Ante el descontento generalizado de la afición de Stonebridge Road ante lo que consideraban poco menos que como un abandono por parte de MyFC, MyFootballClub se vio obligada a deshacerse a finales de la temporada 2012/13 de todo el paquete de participaciones del Ebbsfleet United. Hoy, algunos años después de acabar sucumbiendo a una realidad que terminó llevándose por delante el sueño de ser propietario de un club de fútbol, MyFC ha cambiado considerablemente su razón de ser, sobreviviendo como simple patrocinador principal del Slough Town, un club amateur de la Southern Football League Division One, el octavo nivel del fútbol inglés.
Puedes comprar camisetas del Ebbsfleet United, y de cientos de equipos más, en Classic Football Shirts, la tienda online especializada en camisetas de fútbol oficiales de todo el mundo.

Veinte años de un icono

Vuela Éric Cantona en escorzo horizontal y desde Derry se desatan los primeros acordes de ‘Teenage kicks‘ de los viscerales Undertones. Acaba de ser expulsado tras patear, después veríamos que se trataba simplemente de un ejercicio de calentamiento, a Richard Shaw, el fervoroso defensor del Crystal Palace que se había pasado el partido encima del atacante francés. Un partido muy físico, con el césped muy pesado, de brega y pelea por cada centímetro de terreno. ‘Realmente todo fue culpa de Shawsy. Hizo su trabajo tan bien, anuló de tal manera a Éric, que acabó frustrado y no pudo evitar patear el culo de Richard cuando este le entró duro. Se le fue la cabeza‘, recuerda para ESPN John Salako, que cubría el costado izquierdo de la defensa del Palace aquella tarde.
Camisetas de Fútbol de las Selecciones del Mundial 2018.
En su parsimonioso camino hacia el túnel de vestuarios, Cantona sintió la ira y la burla generalizada de Selhurst Park. Desafiante como en él era habitual, explotó definitivamente cuando terminó de acercarse al graderío. En una súbita aceleración hacia la banda, el atacante francés escupió su frustración sobre Matthew Simmons, un joven aficionado del Crystal Palace que había abandonado de forma atropellada su localidad en la grada para lanzar a gritos un recuerdo a la madre del delantero del United. Fue tan rápido que a los que estaban más cerca de la acción les costó reaccionar. Su patada, más propia de una exhibición de artes marciales que de un partido de fútbol, dio la vuelta al mundo. Su imagen volando en paralelo al suelo con el pie por delante se convirtió en un icono que acabaría acarreando graves consecuencias.
Fue el propio club el que se apresuró a tomar cartas en el asunto y sancionar a su jugador estrella con cuatro meses sin jugar con el equipo, antes incluso de que la Federación tomase una decisión al respecto. Perdía así, además, muchas opciones de alzarse con un título liguero que se había convertido en una carrera de fondo mano a mano con el Blackburn Rovers de Alan Shearer y Tim Sherwood, que al final acabaría saliendo campeón por un solo punto de ventaja. Pero, por extraño que pueda parecer en estos tiempos que corren en los que cada jornada suele dejar tras de sí un reguero de deplorables ejemplos, las prioridades estaban muy claras en Old Trafford y la pelea por el título pasaba a un segundo plano ante el bochornoso comportamiento de su mejor futbolista.
Fueron días complicados para Éric, que en ningún momento mostró arrepentimiento alguno por su descontrolada reacción. A la sanción impuesta por el club hubo de sumarle cuatro meses más de inhabilitación, para un total de ocho, por parte de la Federación y 120 horas de trabajos en beneficio de la comunidad. Cantona, herido y perseguido por una prensa sensacionalista inglesa ávida de titulares sonoros y carnaza con la que alimentar a las fieras, dejó entonces una frase para la posteridad y que acabaría definiendo los años finales de su carrera y su relación con los medios: ‘Cuando las gaviotas siguen al barco es porque saben que acabará arrojando sardinas al mar‘. Recluído en Francia y excluído definitivamente de la selección francesa, tal fue la presión soportada que Cantona a punto estuvo de dar un giro a su carrera y abandonar el Manchester United. Solo la oportuna intervención de Alex Ferguson, quien estaba convencido de que aún quedaban éxitos por cosechar, evitó que el francés fuese traspasado a otro club lejos de Inglaterra y pudiera prolongar su leyenda en Old Trafford.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
Han pasado ya más de veinte años de la escena que marcó, para bien o para mal, la carrera de Éric Cantona. Más de dos décadas que han servido para convertir al francés en un referente inexcusable en el tiempo y en un icono futbolístico sin igual al que el propio futbolista supo sacar partido tras su retirada. Su imagen de jugador díscolo e irreverente pero absolutamente genial tuvo su prolongación en el Cantona canoso y entrado en kilos que hoy conocemos. Un personaje profundo, un villano brillante.
Puedes encontrar camisetas de Éric Cantona (incluyendo la famosa equipación negra de la ‘kung-fu kick’) en Classic Football Shirts, la tienda online especializada en camisetas de fútbol de todo el mundo.